Mi muerte es mía.





mi muerte es mía
dice
y me la llevo a casa

diciembre abrió las alas
y extendió su cuchilla de hielo
ante mis ojos

enero
sin embargo
intenta seducirme
con su sonrisa de cazar ratones
la de queso y membrillo

y va empujando al miedo
de impenetrable rostro
que engordaba a mi costa
y se retira
yo sé que fugazmente
el tiempo justo para tomar oxígeno
a grandes bocanadas
y llenar los pulmones para el beso

mi muerte es mía
dice
mientras los médicos
se llevan las manos a la cabeza
de reinventar milagros

todo loco tiene un algo de Dios
todo Dios tiene un mucho de loco

yo me siento y espero
con el latido turbio y amputados los labios
a que la muerte pase por mi puerta
cadáver de su boca

mi muerte es mía
dice
y se lo cree

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.