Y sin embargo tú






Qué vas a hacer el día
en que no estén mis ojos para llorar por ti
después de cada orgasmo luminoso.
Qué harás con tanta abulia 
y con la risa, qué.

Qué vas a hacer, enigma,
cuando olvide tu rostro
y vuelva a ser la sombra que nada clarifica.

En qué féretro oscuro vas a enterrar mi nombre
después de masticarlo 
letra a letra.

Tan sólo yo conozco
el olor de tu axila
y el tacto de tu pelo
y el rictus de tu boca
y me juego el dolor al pecado más alto.

Y sin embargo tú
en qué momento, anoche,
te olvidaste de mí.

Nautas

Googleros

Akhenazi. Espacio a tu costado.